Florentinópolis (VII): Remodelación o condena

Queridos amigos, queridas amigas:

Nuevo BernabéuAlguno pensará que le he cogido el gusto a esto de la serie ‘Florentinópolis’. Así es, en parte, pero es que la actualidad del Club me daría para una nueva entrega cada semana. Hoy vamos a hablar de la (abortada) gran remodelación del estadio Santiago Bernabéu prometida por el señor Pérez y su equipo.

Comencemos por el principio: según se señala en la web oficial del Club, en enero de 2014 se presentó el proyecto ganador de la remodelación del Bernabéu; una idea que incluía la “construcción de una espectacular cubierta”, pantallas y sistemas de gestión de alta tecnología. Entre otras potencialidades del proyecto, destacaban la previsión de “construcción en el interior de zonas comerciales, de ocio y restauración, un hotel y un aparcamiento subterráneo. Se transformará el Tour del Bernabéu y se mejorará el museo. Su techo retráctil permitirá utilizar el estadio para albergar diferentes tipos de eventos. La naturaleza del diseño, además, permitirá compatibilizar su construcción con el normal desarrollo del calendario deportivo”. 

Hasta ahí, todo maravilloso. Nos habían vendido un acuerdo multimillonario con IPIC -propietaria de CEPSA-; se hablaba de más de 400 millones para financiar la faraónica obra. Nos trataban de convencer de que convenía cambiarle el nombre al feudo madridista. Todo por la mayor gloria del nombre del Real Madrid -¿o de la de Florentino Pérez?-. Pero nos situamos en septiembre de 2015. Tras dos sentencias desfavorables del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que paralizaban las opciones de modernización del estadio, todo parecía derrumbarse.

El nuevo equipo municipal del Ayuntamiento de Madrid, liderado por Carmena, insistía en que sólo se permitirían obras que respetaran el Plan de Ordenación Urbana de la capital. Nos habían vendido humo, amigos. La realidad es que la única opción posible pasaría por cubrir el estadio, sí, construir un pequeño hotelito en la Esquina del Bernabéu y perder, con todo, unas 2.500 localidades. Os dejo dos enlaces disponibles en as.com, que son de lectura obligada para entender el desaguisado [enlace 1 / enlace 2].

La clave parece seguir siendo el tener que gastarse 400 millones de euros en una empresa que, a todas luces, nos va a dejar peor de lo que estábamos. Y lo peor, queridos y queridas, es que éste es un ejemplo más de la conducta voluble y caprichosa de los dirigentes del Real Madrid. “El Bernabéu se llamará IPIC o Cepsa… Lo que quieran ellos”, decía Florentino, en una de esas ‘cazadas’ que deberían haber provocado su inmediata dimisión.

Me temo, amigos, que el Real Madrid está condenado. Deportivamente, al menos. A Florentino y su gente NO LES INTERESA, PARA NADA, EL FUTURO DEPORTIVO DEL REAL MADRID. Lamento las mayúsculas pero es así. Si no me creéis, recordad las palabras del Vicepresidente Fernández de Blas: “Lo importante no es lo deportivo”. ¿Ah, no? ¿Entonces qué lo es?

El próximo 24 de abril se celebran elecciones a Socio Compromisario. Unos comicios que ya están bajo sospecha. Desde estas líneas, sólo puedo seguir llamando la atención de los Socios. O hacen algo pronto, o en unos años no seremos el Mejor equipo del Mundo. Tal vez no seamos si quiera el Mejor equipo de fútbol a un kilómetro a la redonda de la Castellana…

Anuncios

Acerca de Javier Sánchez

Licenciado en Derecho y amante del fútbol. Redactor de 'Fútbol y Listo', un espacio para hablar de este maravilloso deporte y donde todos estáis invitados a participar. Os leo.
Esta entrada fue publicada en Equipos, Real Madrid y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Florentinópolis (VII): Remodelación o condena

  1. saradrawing dijo:

    Desde que oí hablar por vez primera de este “fabuloso proyecto de remodelación”, no sentí ninguna atracción por él. Al contrario. Sí, el vídeo mostraba unas imágenes increíbles de la funda plateada, tapando las torres, las fachadas tan conocidas; la otra cubierta retráctil por si llueve; no sé cuantos asientos más….
    Pero cuando acabó, hice una mueca.
    Realmente me gustaba?
    Pues no mucho.
    Ahora, mientras escribo estas líneas, paso por delante del estadio de mi Madrid, de MI ESTADIO; con sus torres blancas y su encanto; y no lo veo convertido en una nave de hierro (entiendo que no cumpla las condiciones; imagínate el calor que esa mole desprendería en pleno Julio por toda la Castellana, aparte que deslumbraría a los conductores); y mi BERNABÉU, bautizado como “CEPSA Stadium…” Eso JAMÁS.
    Solo puedo alegrarme de que estas obras se hayan paralizado; y si se reanudan, pues habrá que luchar por NUESTRO ESTADIO. NUESTRO TEMPLO.

    Gran reflexión, amigo. Un abrazo, HALA MADRID!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Desde mi punto de vista, querida Sara, este nuevo post de ‘Florentinópolis’ tiene una doble lectura: por un lado, la que tú haces, ¿por qué cambiar la figura, el aspecto, la presencia de nuestro Santiago Bernabéu? ¿Mejoras, ampliar el aforo? Por supuesto, todo lo que sea para bien, será bien recibido, pero respetando nuestro templo y nuestra Historia…

    Y la segunda lectura, que aprovecho para hacer yo, es: hemos perdido importancia, presencia… porque si el Club decide hacer la remodelación, ¿por qué no se lleva a cabo? El Club no sabe gestionar las relaciones institucionales; otro de los grandes fiascos de Florentino, y eso, se acaba pagando con “bochornos” como éste.

    En fin, amiga, una verdadera pena. Gracias por estar ahí. Un abrazo, y ¡HALA MADRID!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s