“Así no vamos a ninguna parte”

UD Las Palmas 1-2 Real Madrid. Liga BBVA – Jornada 29 // 13 de marzo de 2016.

Liga-RMAmigas y amigos:

Tomo prestadas las palabras que Zidane utilizó ayer en Rueda de Prensa como arenga a los jugadores, para definir el título de esta crónica. “Así no vamos a ninguna parte. Estoy pensando… ¿cómo arenga o como toque de atención? Porque se le vio bastante molesto ante los Medios… “Hay que ver lo que pasa… vamos a ver el partido… hay que analizar”. Palabras que acompañaban la ostensible resignación del técnico francés al término de los noventa minutos en Las Palmas.

Y no es para menos. ¿A qué están jugando, señores? ¿Saben qué escudo están defendiendo? ¿Entienden que en el Real Madrid sólo vale ganar y ganar, con independencia de todo lo demás? Éstas, amén de algunas otras, son las primeras que se me vienen a la cabeza a la hora de escribir estas líneas; fueron también las primeras que pensé con el pitido final del colegiado. Así, no, muchachos; así no.

¿Acaso pensáis, queridos jugadores, que podéis enchufaros y desenchufaros a los partidos como queráis, que podréis darlo todo o nada dependiendo de la competición en la que os encontréis? Pues me temo, amigos, que esto no va así. Y aunque así fuera, en el Real Madrid no vale. Ya lo dije en una entrada anterior, concretamente en la sexta entrega de la serie ‘Florentinópolis: ya ni la Champions serviría de consuelo -no al menos para un servidor- ante tamaño desastre de temporada. 

El Real Madrid jugó regular en la primera mitad y desapareció por completo en la segunda. Fin de la crónica. Ahora vayámonos todos a hacer algo de mayor provecho. Total, no hay mucho más que decir. Salvemos como es habitual en la temporada a Keylor Navas, que con tres paradones salvó los tres puntos para el Madrid. Inconmensurable un partido más. 

Y las ganas de Lucas Vázquez: aunque no hizo un gran partido, al menos dejó detalles de estar enchufado, de querer echarse al equipo a las espaldas. Y el empuje de Jesé cuando salió, y el sacrificio de Casemiro, achicando aguas por todos lados -bien es verdad que tampoco fue su mejor partido, pero el chaval al menos sudó la camiseta… y marcó su primer tanto con la elástica blanca; gol que además valió dos puntos-. 

Que sí, que sí… que ya nos vamos. Porque podríamos discutir por qué no jugaron Kroos ni James -si no deberían los partidos de Liga servir como entrenamiento para la Champions– o por qué Marcelo salió para un minuto. Pero, sinceramente… sobre eso podéis leer mucho en Prensa y escucharlo en Medios audiovisuales.

Entonces… ¿qué aporta este post al debate? Nada, supongo. Me sirve para desahogarme, algo demasiado habitual cuando del Real Madrid se trata. ¿Sabéis lo peor de todo? Que los MADRIDISTAS -sí, sí, con mayúsculas- nos estamos acostumbrando a sufrir, a no ganar títulos, a ver como el Barça vive su época dorada y nos deja las migajas… y lo más frustrante -y no lo digo yo, ya se dijo en el programa de Pedrerol de anoche-: a desear en febrero-marzo que termine una temporada para que empiece la siguiente. Y mientras, los blaugranas de triplete en triplete, y de sextete en sextete. 

Los Balones de Oro, ‘Pichichis’, record Guinness, imbatibilidades, máximo goleador Histórico… están muy bien. Todo sirve para adornar una Historia construida a base de gestas, trabajo y TÍTULOS -que sí, que sí, en mayúsculas también-. Ser los primeros en la lista Forbes o enredarnos con obras faraónicas para el Bernabéu… todo cuenta, claro. Pero nada de esto debe ser lo principal. 

Va medio en broma, medio en serio: que dejen disputar los partidos de Champions que quedan a los chavales del basket. Y que Zidane y Laso los entrenen a medias… a ver qué sale. Igual así ganamos la Undécima

Algún lector o lectora ‘resultadista’ me dirá: pero chico, si ganamos el partido… Si los cabezazos de Ramos y de Casemiro a la salida de un córner nos hacen pensar que la estrategia funciona… Pues vale, a todo eso, de acuerdo. Pero no es suficiente, no al menos para mí. Qué a gusto me he quedado, oiga… ¡Hala Madrid!

Anuncios

Acerca de Javier Sánchez

Licenciado en Derecho y amante del fútbol. Redactor de 'Fútbol y Listo', un espacio para hablar de este maravilloso deporte y donde todos estáis invitados a participar. Os leo.
Esta entrada fue publicada en Equipos, Real Madrid y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Así no vamos a ninguna parte”

  1. saradrawing dijo:

    Echando la vista atrás, qué meses más locos, esos tres: enero, febrero y marzo del 2016!!
    Como apasionada de la Historia, voy a utilizar un término muy usado en esta asignatura para denominar este “periodo entre guerras” : ÉPOCA DE TRANSICIÓN.
    Primero, la destitución de Rafa Benítez, tan súbita que nos cortó la respiración; la llamada a Zidane, que provocó tanta alegría a algunos como escepticismo en otros; luego los chicos blancos, atrapados en aquella espiral de cambios rápidos, problemas físicos, miedo , poca confianza en sí mismos y, mezcladas con ellos, la rabia y ganas de luchar aderezadas con esperanza.
    Fue un torrente de sentimientos brutal, tanto para aficionados como jugadores. Fue una locura emocional; toda esta temporada lo ha sido, pero con más fuerza esos tres meses. Tan pronto estábamos furiosos como locos de alegría. Y puedo leer perfectamente, entre líneas, todo eso en tu espectacular post.
    Ha sido agotador para el alma, pero Zidane consiguió parar el torbellino. Con suavidad pero con firmeza. El premio? La Undécima y una temporada que se avecina de oro y plata.
    Ha valido la pena sufrir, amigo? Ha valido la pena liar la que se lió en enero, montar la Revolución Francesa a manos de Zizou?
    Oui, Javi. Rotundamente oui.
    Genial resumen, amigo; enorme, como acostumbras.
    Un abrazo, HALA MADRID!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Efectivamente, fue una etapa de transición, un paso (o dos) hacia atrás para tomar impulso, un respiro antes del esfuerzo final…

    Y sí, por supuesto que ha merecido la pena. La UNDÉCIMA todo lo vale… Pero hemos de reconocer que en esos meses nada de este final parecía posible: un equipo descabezado, un entrenador saliente que no había conseguido dar con la tecla y que nos dejaba con la sensación de tiempo perdido y un entrenador entrante del que todos decían que no tenía experiencia parecía que sería una temporada en blanco.

    Al final, todo salió perfecto, gracias al compromiso de los chicos.

    Gracias a ti, Sara, por estar siempre ahí. Un abrazo y por siempre, ¡HALA MADRID!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s