Modric salva los muebles

Granada 1-2 Real Madrid. Liga BBVA – Jornada 23 // 7 de febrero de 2016.

Liga-RMAmigas y amigos:

¡Uy, qué susto! Definitivamente, los partidos del Madrid lejos del Bernabéu esta temporada nos suponen más sustos y disgustos que motivos de celebración. Muchos había nerviosos ante un probable segundo tropiezo de Zidane y otros muchos, abriendo botellas de espumoso para celebrar tal acontecimiento.

La verdad es que el Real jugó un partido ramplón. Sin brillo, sin ganas. Sólo con la primera velocidad metida. Demasiado complaciente o creyéndose autosuficiente. Como si el ‘efecto Zidane’ fuera infalible, o perpetuo. El partido, como digo, fue espeso. Faltó claridad. Aún así, el Madrid es el Madrid. Y Benzemá no faltó a su cita con el gol, remachando a la portería local un balón a la media hora del pitido inicial. 

El conjunto blanco continuó tranquilo, demasiado seguro de que sólo con la influencia del banquillo, ganaría el partido. Y quien especula, sufre. A los quince minutos de la reanudación, el diablo El Arabi puso el empate en el electrónico, después de que el colegiado, Gil Manzano, hiciera un bloqueo a Luka Modric que fue el origen del tanto local, al conllevar la pérdida del balón del croata.

Olía a quemado en el equipo blanco. ¡Ay, madre… que nos dejamos otros dos puntos!, parecían decir las caras de los jugadores madridistas. Todos parecían intuir que, si no ganaban en Granada, se les acabarían las excusas que han estado utilizando durante el corto período en el banquillo de Benítez.

Se iban consumiendo los minutos y el desastre parecía cantado. Pero no, amigos. No sé cuál será el resultado final del Real Madrid en la temporada; si habrá títulos o no. Pero Zinedine ha transmitido una cosa que no había desde hace año y pico: fe. Los blancos van sobrados de ella.

Y explotó la rabia. La genialidad del pequeño croata, que seguía enfadado y rumiando que Gil Manzano le estorbara en el fatídico empate. Faltaban cinco minutos y todos los seguidores blancos mascábamos otra noche amarga cuando, como digo, Luka se convirtió en el héroe de la noche. Un misil desde casi 20 metros que acabó en el fondo de las mallas locales para algarabía de todos, el autor del tanto el primero. ¡Qué alivio…!

El Madrid sigue en la lucha, sigue vendiendo cara su piel. ¡Hala Madrid… y nada más!

Anuncios

Acerca de Javier Sánchez

Licenciado en Derecho y amante del fútbol. Redactor de 'Fútbol y Listo', un espacio para hablar de este maravilloso deporte y donde todos estáis invitados a participar. Os leo.
Esta entrada fue publicada en Equipos, Real Madrid y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s