El Barça hizo méritos para ganar; el Madrid no se mereció perder

F.C. Barcelona 2-1 Real Madrid. Liga BBVA – Jornada 28. 22 de marzo de 2015.

Liga-RMAmigas y amigos:

Creo que el título de esta entrada es el mejor resumen que puede hacerse del partido que vimos anoche en el Camp Nou. Fue un partido disputado, un choque de poder a poder, con dominio de los dos equipos, en distintas fases del encuentro. No hubo vencedores que arrasaron (sí, amigo lector, soy consciente de que los tres puntos se quedaron en Barcelona) ni vencidos humillados. El partido lo decidieron detalles.

El partido comenzó vibrante. Con un Barça bien plantado y un Real a la espera, pero consciente de que debía permanecer junto si quería sacar algo positivo de su visita a la ciudad Condal. El equipo local empezó mandando y el Madrid no terminaba de desplegar su juego, con toda la fluidez que hubiera gustado a Ancelotti y sus chicos. Aún así, el Real estuvo a punto de adelantarse en el marcador si Cristiano no hubiera mandado al larguero un balón de Marcelo, en un precioso remate, cuando aún reflejaba un 0-0 el electrónico.

Después marcó Mathieu. Por pillo. Una falta magistralmente botada por Messi y el defensa francés, más listo que todos los blancos que defendían, cabeceó a la red sin que nadie pudiese evitarlo. Poco más que mirar el balón podía hacer Casillas…

El Barça se envalentonó y bien pudo sentenciar la contienda. Poco más tarde, Neymar estuvo a punto de hacer el 2-0 y convertir en hecatombe merengue lo que restaba de partido. Malos tiempos para la lírica, que diría aquél… Pero le entregó el balón a Casillas. Como dándole una segunda oportunidad a los blancos.

Y en eso apareció Cristiano para pedir calma a la parroquia azulgrana. Resolvió de la única forma posible, con un recurso de puntera, la preciosa dejada de tacón del dandy Benzemá. Ése que hizo un partidazo, pero se fue sin premio.

A partir de ahí (en torno al minuto 25 de la primera mitad), unos minutos de los madridistas que rayaron la perfección. Ahogaron al Barça jugando como el Barça, y sólo la imprecisión, la suerte, el destino o como queráis llamarlo permitió llegar vivos al descanso a los pupilos de Luis Enrique. En ese tramo de fantasía, Mateu anuló un gol a Gareth Bale por fuera de juego de Cristiano. Creo que acertadamente, pero luego hablaremos de esta jugada.

Estamos en que el Madrid perdonó, y lo acabó pagando. Los chicos de Concha Espina llegaron hasta donde duró Modric. No más de 15 minutos del segundo acto. Y en ese momento, el Barça ganó a lo Madrid. Al más puro estilo merengue de los tiempos de Mourinho. Pase larguísimo de Dani Alves a la espalda de los dos centrales blancos y un remate de Luis Suárez en el que sólo creyó él. Y el fútbol premió su fe.

¿Pudo hacer más Casillas en el segundo gol culé? Posiblemente. Pero, sinceramente, no creo que fuera el mayor culpable. Y eso que Vecchi (entrenador de porteros del Madrid) se dejó el alma en sus reproches al capitán y portero blanco. Desde mi humilde opinión, fue más error de la dupla Pepe-Ramos que, sin duda alguna, ayer no tuvieron su noche. Una vez superada su espalda, lo cierto es que Luis Suárez podía hacer con Iker lo que quisiera…

A partir de ahí, como digo, Modric se apagó y el Madrid se desarmó. Dejaron de creer y los aficionados madridistas tuvimos que dar gracias de que los locales no ampliaran su ventaja. Y lo digo porque puestos a sacarle aspectos positivos a la derrota, no es poca cosa ganarle el golaveraje particular a los de Luis Enrique. Por si nos da por sacar 4 puntos más que ellos en lo que queda de película. En ese momento, Iker quiso desquitarse y salvó un par de ocasiones que bien podía haber aumentado la algaravía de los azulgrana. Que bien es sabido que disfrutan haciéndole goles.

De aquí al final, poco o nada. El Madrid sacó a Jesé, Varane y Lucas Silva que no aportaron grandes soluciones. Y el Barça se dedicó a perder tiempo con posesiones largas y a embarrar un poco el partido, por si al Madrid le daba por resurgir.

Los mejores, por el Madrid:

Modric, Benzemá y Marcelo (si éste último hubiera mantenido el nivel de la primera mitad en la segunda, habríamos tenido opciones).

Por el Barça:

Piqué (soberbio), Claudio Bravo (sacó tres ocasiones clarísimas, una de ellas a Benzemá que habría puesto el 2-2) y Luis Suárez (decisivo). Messi estuvo una hora casi desaparecido. Después, un tiro y poco más.

Vamos con el gol anulado a Bale. Parto de la base de que creo, con todos los avances tecnológicos a nuestro servicio, que Mateu acierta. Es fuera de juego de Cristiano. La cuestión es que tanto cuando lo vi en directo como en las repeticiones no era capaz de apreciar la posición adelantada del astro portugués. Tuvo que ser la línea trazada por ordenador en la retransmisión de Canal +, la que me sacara de dudas.

Y aquí viene mi pregunta. Malintencionada, por supuesto: ¿de verdad el árbitro asistente puede apreciar ese fuera de juego en vivo y en directo? ¿en un segundo, sin repeticiones y a la velocidad del rayo? Si es así, debo felicitarle por su vista de lince. Si lo que pasó es que levantó el banderín por instinto, me permito recomendarle que se repase las directrices FIFA a los asistentes en los fuera de juego. En caso de duda, consulte a su farmacéutico… digo, “si un árbitro asistente no está totalmente seguro sobre una infracción de fuera de juego, el banderín no deberá ser levantado”. Os dejo el enlace. No me lo invento, leedlo, está ahí. Pero volvamos a lo que veníamos, el gol está bien anulado; así que aquí paz y después gloria…

Capítulo distinto es el disciplinario: ¿el partido dio para 9 amarillas? ¿las tarjetas a Pepe y Ramos fueron siquiera falta? Porque condicionar así a los dos centrales del Madrid tan temprano… en fin, harina de otro costal, o tema para otra entrada, amigos.

Aquí lo dejo, aunque podría hablar de muchas cosas más. Así vi las cosas y así os las cuento ahora. Para otro día, tal vez, dejo la lamentable imagen de los aficionados blancos que increparon a los jugadores esta madrugada al llegar a Valdebebas. Pero termino afirmando algo: no hubo debacle en Barcelona. Y, a mí, el Madrid no me decepcionó. He dicho. ¡Hala Madrid!

 

 

Anuncios

Acerca de Javier Sánchez

Licenciado en Derecho y amante del fútbol. Redactor de 'Fútbol y Listo', un espacio para hablar de este maravilloso deporte y donde todos estáis invitados a participar. Os leo.
Esta entrada fue publicada en Equipos, Real Madrid. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Barça hizo méritos para ganar; el Madrid no se mereció perder

  1. saradrawing dijo:

    Muchas ganas de leer esta entrada. La verdad es que el asunto del gol anulado empieza a cansarme; como bien dices, es prácticamente imposible que el linier viera con total claridad ese fuera de juego… Lo que me sigue rondando es: ¿participó Cristiano en la jugada del gol? ¿Que el balón le peinara es algo crucial como para considerarlo ilegal? Yo me hubiera fijado en Bale, que fue el precursor del gol, y que además se encontraba en posición completamente legal…
    Es un tema muy peliagudo, la verdad.
    También queria comentar la vergonzosa imagen de los “nuestros”, los madridistas, apedreando a los chicos nada más asomarse por Valdebebas. ¡No puedes tratar así a alguien que viene destrozado por perder!
    Aparte de que merecían la derrota, como bien dices: jugaron maravillosamente, hasta que Luka no pudo más. A partir de ahí, se apagaron totalmente.
    También de acuerdo con los mejores del partido.
    En cuanto al Barça, como repito, no me gusto nada su actitud en el juego. No fue nada limpio (precioso el codazo de Iniesta en la cara a Ramos, ¿eh?), y además, la utilización del “teatro” frente al árbitro de Mascherano fue sencillamente bochornosa. ¿El Madrid merecía todas las tarjetas?
    Bueno amigo, te he escrito aquí un auténtico monólogo. A ver si hoy completo mi crónica del partido…
    Muy buen post, como esperaba. ¡Hala Madrid!

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchos aspectos interesantes introduces para el debate. Voy a tratar de opinar sobre todos ellos. El gol anulado a Bale, insisto que dudo de que el juez de línea, en conciencia, lo viera. No obstante, para que no me acusen de nada, como ya digo, está bien anulado y seguir dándole vueltas sólo nos haría más daño.

    De la actitud del Barcelona, poco que decir. Es algo que aprendieron con Guardiola y que, salvando las distancias, les sigue funcionando cuando su recurso al fútbol no les da buenos frutos. Hicieron méritos para ganar (algunos de ellos) pero no fueron superiores al Real Madrid. Es más el empate o la victoria blanca hubiera sido de justicia.

    Por último, los exaltados. Nada justifica actuaciones así. Ni a los tuyos, ni a nadie. El socio suspendido pidió disculpas la otra noche en el programa de J. Pedrerol, “El Chiringuito de Jugones”, y tal vez merezca el perdón, todos nos equivocamos, pero su actuación siempre quedará ahí. ¡Habían pasado cuatro horas desde que terminó el partido!

    En fin, amiga, muchas cosas nos dejó El Clásico. Pocas de ellas positivas. Con ganas de leer tu crónica. Gracias por estar ahí. ¡Hala Madrid!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s