Tonto el último

Amigas y amigos:

Confieso que esta entrada no estaba planificada. Es lo bueno de que uno pueda escribir lo que siente en cada momento, sin tener que pedir permiso a nadie. Y por todo esto, he de reconocer que estas líneas son fruto un poco del hartazgo que me producen, como madridista, muchas de las cosas que veo, escucho y leo estos días.

Voy por partes. Tú, querido amigo lector avezado, seguro que ya has deducido que algo tendrá que ver con el nefasto partido del pasado sábado, el dichoso Derbi Madrileño. Pues sí.

Parto de una premisa clara: a mí, como madridista, me dolió profundamente el 4-0, tanto que futbolísticamente hablando no sé cuando mi ánimo se recuperará del golpe. Y sigo ‘repartiendo palos’: no se puede consentir la actitud que vimos en el campo. La desgana, el pasotismo y el contemplar impasibles como el rival de la capital te pasa por encima está fuera de lugar para un jugador del Real Madrid. Así de claro. Y coincido también con quienes reparten las culpas: los jugadores, Ancelotti, el cuerpo técnico e, incluso tal vez, la Directiva. Ninguno estuvo a la altura.

Vale. Hasta ahí compro los argumentos. Pero una cosa es eso y otra es aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid para hacer una sangre desmesurada del equipo blanco. Se ha perdido un partido. Un encuentro importante, ante uno de los rivales por el título y con el que además mantienes una rivalidad histórica. Además, el Barça está en un gran momento y no parece que vaya a perder puntos nunca. Y ya está a sólo uno….

Que sí, todo eso es verdad. Pero queridos amigos, son tres puntos, tan importantes como los del próximo partido ante el Deportivo de la Coruña. Hay que levantarse y seguir peleando por Liga y Champions.

Y, lo que de verdad me molesta, son todos aquellos que dan palos por el gusto de ver caer al Madrid. Los que aprovechan las oportunidades para dañar injustificadamente la grito de tonto el último. Los que en vez de un tirón de orejas, desacreditan a todo lo que huela a Real Madrid a la mínima de cambio. Todos esos que tras las dos derrotas de la primera vuelta vaticinaron el Apocalipsis y tuvieron que mantenerse calladitos con las 22.

Y mirad, lo del famoso cumpleaños de Cristiano. Pues es que los jugadores también son personas. Y si la fiesta ya está montada, pues a lo mejor no era mala idea que se celebrase. Aunque también estoy de acuerdo con una cosa: quizás sobraron todas las excentricidades. Una cosa es que fuera una celebración privada, entre jugadores y amigos, y otra que se permitiera que los medios dieran la imagen de que era poco menos que una fiesta en honor del dios griego Baco. Cristiano, debiste ser más cauto: una cosa es celebrar y otra ostentar. Y tras un 4-0 igual esto último no fue muy inteligente…

Aún no he entendido algunos tuits de periodistas a los que yo respetaba por su objetividad. Basta ya de tratar de desestabilizar. Está claro que Ancelotti y sus chicos tienen que aprender de los errores y corregir muchas actitudes pero, al fin y al cabo, es sólo un partido. ¡Hala Madrid!

Anuncios

Acerca de Javier Sánchez

Licenciado en Derecho y amante del fútbol. Redactor de 'Fútbol y Listo', un espacio para hablar de este maravilloso deporte y donde todos estáis invitados a participar. Os leo.
Esta entrada fue publicada en Equipos, Real Madrid. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s